Los 6 Criterios de la Evaluación

Al llevar a cabo la evaluación de una intervención (ya sea una política, un programa, o estrategia) tenemos que plantearnos un marco normativo en base a distintos criterios.

Siguiendo los planteados por la OCDE* podemos basarnos en 6 preguntas para determinar el valor de una intervención:

RELEVANCIA: ¿La intervención está haciendo lo adecuado?

Debemos tener en cuenta de qué manera los objetivos y el diseño de la intervención tienen en cuenta las condiciones económicas, medioambientales, de equidad, sociales, de economía política y de capacidad en que la intervención tiene lugar. Es decir, si estos responden a las necesidades, las políticas y las prioridades de los beneficiarios, de los socios/instituciones y del país (como los gobiernos nacionales, regionales, o locales), así como a las prioridades globales, y lo siguen haciendo aún cuando cambien las circunstancias.

COHERENCIA: ¿En qué medida es compatible la intervención?

Es importante plantearse también la compatibilidad de la intervención con otras intervenciones en un país, sector o institución. Es decir, en qué medida otras intervenciones – sobre todo políticas- apoyan o socavan la intervención y viceversa. Nos referimos tanto a la coherencia interna – las sinergias y los vínculos entre la intervención y otras intervenciones realizadas por la misma institución/gobierno- y externa – la consistencia de la intervención con las intervenciones de otros actores en el mismo contexto -.

EFICACIA: ¿La intervención está logrando sus objetivos?

El grado en el que la intervención ha logrado, o se espera que logre, sus objetivos y sus resultados, incluyendo los resultados diferenciados entre grupos. El análisis de la eficacia implica tener en cuenta la importancia relativa de los objetivos o los resultados.

EFICIENCIA: ¿Se están utilizando adecuadamente los recursos?

El grado en el que la intervención produce, o es probable que produzca, resultados de manera económica y a tiempo. Hablamos de cómo se transformación los inputs (fondos, asesoramiento técnico, recursos naturales, tiempo, etc.) en outputs, efectos directos e impactos de la manera más eficaz en función de los costes, en comparación con otras alternativas viables según el contexto.

IMPACTO: La intervención, ¿cómo cambia la situación?

El grado en el que la intervención ha generado, o se espera que genere, efectos significativos —positivos o negativos, previstos o no previstos— en el nivel más alto. El impacto se refiere a los efectos potencialmente transformadores y de importancia última de la intervención. Este criterio busca determinar los efectos sociales, medioambientales y económicos de la intervención a más largo plazo o con un mayor alcance que los ya contemplados en el criterio de eficacia.

SOSTENIBILIDAD: ¿Serán duraderos los beneficios?

El grado en que los beneficios netos de la intervención continúan o es probable que continúen. Incluye el análisis de las capacidades financieras, económicas, sociales, medioambientales e institucionales de los sistemas necesarios para que los beneficios se mantengan en el tiempo. Implica el análisis de la resiliencia, de los riesgos y de posibles disyuntivas.

* OECD, (2019). “Better Criteria for Better Evaluation. Revised Evaluation Criteria Definitions and Principles for Use”, OECD/DAC Network on Development Evaluation.